La “Noche Americana” en Buenos Aires

 La noche máxima del Fútbol Americano. La definición de la temporada entre los Broncos de Denver y los Seahawks de Seattle con mucha expectativa, junto a la FAA (Fútbol Americano Argentina) y gran cantidad de público. 

Pasadas las 8 de la noche, en un Bar icónico para los extranjeros que pululan por Buenos Aires. La fila para el ingreso a “Sugar Bar” en Palermo Hollywood, era muy larga.
El motivo. Conseguir un espacio para ver el Super Bowl. El evento deportivo más importante del mundo del Fútbol Americano, que convoca a millones de personas alrededor del mundo, sea por los equipos que están disputando el codiciado trofeo, por su entretiempo plagado de estrellas con conciertos que deslumbran, o tan solo por reunirse y disfrutar entre amigos, adversarios y otros aficionados.
Este tradicional Súper Tazón, es el evento deportivo “single” (de solo un enfrentamiento), que atrae televidentes de todo el mundo donde no solo el deporte es protagonista. También es conocido su famoso “segundo de publicidad” que genera una batalla entre gran cantidad de importantes empresas, para estar entre los privilegiados que pueden obtener ese codiciado espacio.
Buenos Aires no escapó al furor. En muchos sitios se pudo presenciar el juego, pero donde el Super Bowl es “tradición”, es en “Sugar Bar”.
Quién ha podido estar en Estados Unidos para esta época, sabe que el evento reúne familiares, amigos y conocidos en bares, casas y donde aparezca una pantalla de tv.
También sabe que la cubeta con hielo, las Budweiser frías y el menú de hamburguesas Buffalo wings, son un clásico infaltable para presenciarlo.
Estábamos junto a la FAA viéndolo en un bar repleto, donde el equipo que llevaba la delantera tenía silenciados a algunos parroquianos, y con exclamaciones de ansiedad a otros. Hablando con algunos de los jugadores de la FAA – juveniles y mayores- nos dimos cuenta que el bar estaba lleno o de simpatizantes de Manning (Quarterback de Los Broncos), o de fanáticos de otros equipos. La evidencia estaba a la vista; con cada anotación de los Seahawks, solo un grupito de fans coreaban “Sea – Hawks” para alentar a su equipo.

sponsored ads

 
Australianos, canadienses, panameños, chilenos, uruguayos, argentinos y obviamente una enorme cantidad de ciudadanos estadounidenses colmaban la sala, apiñados frente a las pantallas.
El bar a casa llena estuvo fenomenal al ritmo de los entusiastas del “gridiron”, que es como se le llama al diseño de “parrilla” del campo, por las líneas que marcan cada 10 yardas el avance o retroceso de los equipos.
El juego estuvo excelente para los fanáticos de los Seahawks, safety, intercepción, touchdown y para el medio tiempo ya la diferencia era abismal.
Sólo los grandes pueden regresar de un déficit a ese nivel y Peyton Manning pudo haber sido uno de esos regresos, pero jamás encontró ritmo y como se dice en algunos lados “the game has spoken”, para significar que el juego no mostraba indicios de voltear el marcador.
Buscando opiniones por el bar, muchos de los presentes vieron un buen juego donde la defensiva dominó a la ofensiva. Conversando con jóvenes jugadores del deporte en argentina, recordamos que el gran Peyton Manning en climas con frio no tiene su mejor desempeño, y que su virtud de “visualizador de la defensa” no estuvo en su mejor forma.
Seattle Seahawks ganó convincentemente a un equipo de Denver que pareció no tener respuesta a la defensiva ni temperamento para la ofensiva.
En definitiva ver el partido más importante del futbol americano, en tremenda atmosfera es excitante. Compartir con personas de diferentes partes, jóvenes que buscan jugar profesionalmente el deporte, ex jugadores de high school en Estados Unidos y fanáticos en general, es una experiencia que recomendamos

El bar a casa llena estuvo fenomenal al ritmo de los entusiastas del “gridiron”, que es como se le llama al diseño dediseño de “parrilla” del campo, por las líneas que marcan cada 10 yardas el avance o retroceso de los equipos.
El juego estuvo excelente para los fanáticos de los Seahawks, safety, intercepción, touchdown y para el medio tiempo ya la diferencia era abismal.
Sólo los grandes pueden regresar de un déficit a ese nivel y Peyton Manning pudo haber sido uno de esos regresos, pero jamás encontró ritmo y como se dice en algunos lados “the game has spoken”, para significar que el juego no mostraba indicios de voltear el marcador.
Buscando opiniones por el bar, muchos de los presentes vieron un buen juego donde la defensiva dominó a la ofensiva. Conversando con jóvenes jugadores del deporte en argentina, recordamos que el gran Peyton Manning en climas con frio no tiene su mejor desempeño, y que su virtud de “visualizador de la defensa” no estuvo en su mejor forma.
Seattle Seahawks ganó convincentemente a un equipo de Denver que pareció no tener respuesta a la defensiva ni temperamento para la ofensiva.
En definitiva ver el partido más importante del futbol americano, en tremenda atmosfera es excitante. Compartir con personas de diferentes partes, jóvenes que buscan jugar profesionalmente el deporte, ex jugadores de high school en Estados Unidos y fanáticos en general, es una experiencia que recomendamos.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *