Los chiquitos de Lanús y Daom

No hubo jugadas maravillosas.

Tampoco dobles o triples que nos hicieran parar de los asientos.

Hubo entusiasmo y garra, ganas y hasta enormes dotes de ternura de los espectadores, y de paciencia de los entrenadores.

Esto es solo un clip sin juicios, sin marcadores ni promedios.

Es solo para divertirnos CON nuestros chiquitos.

Porque si para ellos el beibsol deja de ser divertido y un lugar donde verse con amigos.

Estamos en el horno.

Compartir

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *