Brasil, rey de Sudamérica

Venció 10-4 a la Argentina y se consagró en el Sudamericano tras 11 años sin títulos regionales.

BUENOS AIRES – A pesar de la clasificación al Clásico Mundial disputado en 2013, el ascendente béisbol brasileño se debía un título regional. Razones no le faltaban, ya que fue Cuiabá 2005 la última consagración sudamericana.

Finalmente, esa deuda se terminó saldando el sábado en el Estadio Nacional de Béisbol de Ezeiza contra los dueños de casa, en un encuentro en donde la fórmula consistió en ir paso a paso a la ofensiva, y dominar a los bateadores argentinos en defensa.

Murilo Gouvea tuvo una gran labor en donde no permitió ningún imparable en las cinco entradas en las que lanzó. En ese interín, los dirigidos por Carlos Ota anotaron por intermedio de Gustavo Roque (tras sencillo de Felipe Talos) en la segunda entrada, y por Felipe Burin y Tiago Magalhaes en la tercera (remolcados por Allan Fanhoni e Iago Januário respectivamente). Eso hizo que Lucas Ramón, el abridor argentino, fuese sustituido al cabo del primer tercio del partido.

Felipe Sato, el primer relevo brasileño en el montículo, había iniciado bien su labor, e incluso el ataque ayudó con las carreras de Gustavo Roque (RBI de Pedro Okuda), Luis Camargo y Felipe Talos (ambos impulsados por el sencillo de Burin). Sin embargo, Argentina despertó cuando anotaron Mauro Schiavoni tras un triplete de Juan Pablo Angrisano, y éste último luego de ser impulsado por Mauricio Costa.

Claudio Matumoto, segundo relevista, tampoco pudo sacar a Brasil de ese bache, porque bajo su mando Schiavoni remolcó tanto a Lucas Montalbetti como a Juan Martín, desatando la locura en quienes se encontraban presentes alentando a Los Gauchos. La ventaja verdeamarela pasó a ser de apenas dos carreras en poco tiempo, y las alarmas empezaron a sonar. Sin embargo, Brasil pudo sumar en el octavo inning cuatro carreras: Camargo, Talos, Okuda y Burin pasaron por la registradora para poner la historia 10-4, y quedar a tres outs del triunfo.

Y allí se produjo el momento más inesperado. Porque para sentenciar la historia, Brasil puso como cerrador a André Rienzo, ex pitcher de los Chicago White Sox y los Miami Marlins. Su jerarquía hizo retirar en fila a Mauricio Costa, a Federico Gómez y a Lucas Montalbetti (éstos dos últimos sentenciados por la vía del ponche), y asegurar el séptimo título sudamericano de su historia.

 

Compartir

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *